Cadete






domingo, 28 de mayo de 2017

"Todos los demás son absorbibles por el macrismo"

Dos miradas de la entrevista a Cristina

I
por Alicia Migliano

1) Habló para todos porque siempre se habla para todos. Fue un discurso político y en ellos se supone un destinatario explícito para organizar una apelación a muchos más y a veces más a éstos. En El Banquete ya lo decía Sócrates: "Me hablas a mí para que él te escuche". Y sabe que está bajando línea respecto de emergencias de campaña, que es un aspecto político fundamental.

¿Cómo se nos ocurre justo en un discurso preeleccionario pedir autocrítica? ¿Quieren que haga campaña dando letra al enemigo y justo a este? Este no es un discurso de asunción ni de despedida.

¿Por qué esperamos siempre lo mismo de ella y criticamos siempre lo mismo y nos olvidamos del contexto y el propósito de lo que dice?

La hizo larga, podría haber usado menos palabras, hacerlo más lentamente, primero porque incomoda o irrita, pero también para que a la hora de opinar sobre su discurso, no nos gobiernen los supuestos, porque creo que no se la vuelve a escuchar (nunca faltan grabaciones) una o dos veces más para ver qué dijo. Una sola , al menos para mí, que tengo problemas de atención, no me alcanza.

Creo que hay algo que mejoró de ella este jueves y es justamente hablar sin tener que explicitarlo, muy claramente para todos. Sí, varias veces la pifió, a los maestros no nos cayó bien aquello... Y hay más. Sentí que retomaba-remontaba con hechos verbales la cuestión como nadie, que ha cuidado menos alguna vez. Espero que no solo la escuchen los ajenos.

Por todo eso no puse calificativos e intenté una síntesis. Y eso me parece que ayuda más a determinar si habló como corresponde, como conviene, como no.

Y con respecto al programa, lo que no me gustó es que se pasara el video de Néstor (a quien amo aún más que a ella, no me maten) , que se cargara tanto de emotividad un momento en el que eso baja el nivel de razonamiento para subir, por más genuino que sea, el de emoción.

Y le discuto a Cristina y a una enorme mayoría de gente que sabe mil millones de veces más que yo eso de que los medios lo pueden todo en política. No nos ganaron los medios sin más.

Ahora puede ser un momento clave para recuperar lo que no nos pudieron sacar en 2011.

Por mi parte, NO a las PASO, sí a la unidad ya. Y con las grandes organizaciones, que para mí, más allá de algunos voceros, tienen un valor que no se puede ignorar jamás.


II
por Horacio González

"Entre Cristina y Randazzo hay una distancia dramática que no se puede medir en metros ni en centímetros cúbicos"



2 comentarios:

Norberto dijo...

Si me permite Oscar, voy a repetir el comentario que acabo de hacer en blog de Sentís respecto a un titular del pasquín mitrista, porque creo, y Ud decidirá, que es pertinente

"Para no ser menos que La Nazzi ON, yo propongo otra pregunta
¿Que pasaría si la interna y por supuesto con unas "ayuditas", las ganará Florencio?
¿Alguien piensa que algún votante K lo votaría, conociendo a los vagones enganchados a su locomotora, que constituyen un verdadero tren fantasma?
Con el debido respeto, ayer escuche dos groseros errores en la argumentación de Alberto Fernández.
El primero decir que a Florencio le impusieron lista única en las PASO presidenciales cuando en realidad el se bajó cuando pusieron a Zanini de vice de Daniel, y en mi opinión contrafáctica él hubiera ganado esa instancia porque su vice era Kicillof y los dos eran de los mejores ministros de todo el mandato K.
La segunda es endilgarle a Cristina haber perdido la elección presidencial, cuando por carácter transitivo pero con dos agravantes, lo mismo se puede decir de su pollo, en su pago chico, la Intendencia de Chivilcoy la ganó Guillermo Britos, que no es FPV ni PRO, es de una alianza menor como UNA, en este caso el Frente Renovador, tercero lejos en las elecciones provinciales.
Siempre autocritican a Cristina, y lo raro, o no, es que los apoyan los que votaron las medidas del Gobierno en ambas Cámaras del Congreso."

Nunca menos y abrazos

Unknown dijo...

Las PASO resuelven lo que la rosca política no puede por medio del voto: los ejecutivos y legislativos se eligen y ordenan de acuerdo a su representación por medio del voto popular.

Para ganar las elecciones próximas, y de cara a las siguientes, hay que asegurar que la unidad sea lo suficientemente amplia, representativa y sólida para darle pelea al neo-posmo-liberalismo. El formato de la unidad lo va a determinar el pueblo a través del sufragio legal, universal y obligatorio.