Cadete






domingo, 26 de febrero de 2017

Cristina llamó a acompañar a los trabajadores, no a apoyar al Trío Los Panchos: ni los necesita ni son trabajadores

Papelón de Juan Carlos Schmid en su twitter. Lo conversamos hoy a la 0:00 en FM 89,3, Radio Gráfica


Si van a la cuenta de twitter de Juan Carlos Schmid, puede ser que se les aclaren muchas cosas sobre la política argentina actual. Por si alguno no se acuerda, Schmid es uno de los integrantes del Trío Los Panchos que desde el 22 de agosto pasado viene conduciendo la catatonia de la CGT. Hasta ahora, el Trío Los Panchos parece rankear como la conducción más entreguista de la historia: mientras aumenta el costo de vida y el gobierno y el empresariado despiden trabajadores con goce sádico, Los Panchos fueron un par de veces a la Mesa de Diálogo por la Producción y el Trabajo, se retiraron con la promesa de una suspensión de despidos por tres meses que todo el mundo menos ellos sabían que no se iba a cumplir y levantaron un paro general al que en septiembre habían convocado sin ponerle fecha. En noviembre convocaron a una movilización al Congreso con consignas opositoras, pidiendo la sanción de la Ley de Emergencia Social, para terminar en un pase de magia que transformó esa movilización en un acto oficialista y antikirchnerista. El mismo Schmid dijo estas palabras que sonaron como música para el gato: 

"Está claro que después de tres décadas de democracia no ha habido macana y cagada que no hayamos cometido para que nos encontremos en esta situación (...) yo no quiero poner el acento en un determinado tiempo (...) Esto que estoy diciendo ha sucedido en democracia, en personajes que en nombre del peronismo, en nombre de la república, en nombre de las instituciones, o en nombre de no sé qué proyecto transformador lo que han hecho es saquear el patrimonio nacional, arrasar con las conquistas y multiplicar los pobres".

Es difícil imaginar de parte de un burócrata sindical palabras más funcionales al ajuste que el macrismo está perpetrando. La culpa no es de estos que recién asumieron sino de los otros que estuvieron 12 años en nombre de no sé qué proyecto transformador. Si me pongo insistente con este discurso, es porque me parece que como ningún otro exhibe la impudicia entreguista de esta cúpula, la condición necesaria para que el macrismo haya gozado de 15 meses para destruir nuestro tejido social. 

Para coronar un año vergonzoso para la historia de la burocracia sindical, el Trío Los Panchos fue en diciembre a brindar con el gato a la quinta de olivos. Los despidos se acentuaron, la reactivación económica se posterga sin fecha, las tarifas aumentan, el gato pretende ponerle a las paritarias un tope del 17% y juega la carta de la flexibilización, para "bajar el costo laboral argentino" y "atraer inversiones productivas". O sea: más hambre para el pueblo y más guita para el Grupo Gato. Los cientos de miles de trabajadores que en estos meses se quedaron sin empleo ahora son variable de ajuste para negociar en condiciones defensivas frente al ataque del régimen. Nada de esto hubiera sido posible sin la complicidad de Los Panchos, que le regalaron al macrismo un tiempo precioso para que la vulnerabilidad de la clase trabajadora aumente y su capacidad de resistencia al ajuste se debilite.

Hecho este prólogo, vamos a la cuenta de twitter de Schmid:


El integrante de Los Panchos retuitea una nota del diario La Nación que dice "La CGT se distancia de Cristina y busca despolitizar la marcha". Interesante por donde se lo mire: ¿la CGT es hablada por La Nación? ¿la CGT le da letra a La Nación? ¿o ni siquiera hace falta resolver el dilema ya que el Trío Los Panchos y La Nación forman parte de un mismo proyecto estrangulador del pueblo?

Pongamos en contexto: la reacción disgustada de La Nación/El Trío Los Panchos llega después de que Cristina se comunicara con el pueblo a través de las redes sociales con el siguiente mensaje: 

Hace unas semanas que mucha gente viene y me dice: “el 7 vamos a Comodoro Py.” Especialmente en estos últimos días, por mi cumpleaños y el de Néstor. Tantos y tantas se han acercado con el afecto de siempre y esa misma idea fija... Ayer, la entrañable Hebe convocando a movilizar con un video.
Miren... el 7 de marzo tienen que marchar todos y todas, pero junto a los trabajadores.
La gente está muy mal. No llega a fin de mes. Siguen despidiendo obreros y cerrando fábricas... Las facturas que llegan de luz, de agua y de gas se están tornando impagables para muchos compatriotas... Cocheras, peajes, expensas, colegios, prepagas, transporte público, precios imposibles en el súper azotan los bolsillos de los argentinos.
Poner la energía y las ganas en Comodoro Py por una convocatoria más de Bonadío no vale la pena... Es muy grave lo que le está pasando al Pueblo argentino. Yo concurriré, como siempre, a la citación de Bonadío, a quien por los servicios prestados le cerraron los pedidos de juicio político en el Consejo de la Magistratura –es el juez más cuestionado-.
Quiero darles las gracias por todas las muestras de preocupación, apoyo y afecto, pero en serio... no caigamos en la trampa. El 7, yo lo veo a Bonadío, pero por favor, ustedes hagan que el Gobierno vea al Pueblo. Marchen junto a los trabajadores y trabajadoras.
Los quiero mucho❤️
Cristina

Evidentemente esto le cayó muy mal a la alianza política oficialista, de la que la conducción de la CGT y el diario La Nación forman parte. El 7 de agosto va a haber una movilización al ministerio de producción que las bases trabajadoras, los gremios más combativos (fundamentalmente la Corriente Sindical Federal) y las regionales provinciales le sacaron a Los Panchos a regañadientes. Los Panchos pusieron otra vez un paro general sin fecha, para seguirle dando al gobierno aire para que avancen los despidos y las paritarias se negocien bajo amenaza para arreglar a la baja o perder el trabajo, mientras llegan a todas las casas las facturas con un nuevo tarifazo. Por eso, junto con la movilización de los trabajadores y para intentar obturar la visibilidad del acontecimiento, Bonadío citó para ese mismo día a Cristina a Comodoro Py. La idea del régimen, al que Los Panchos responden con su habitual servicialidad, es que la protesta pasara desapercibida y el kirchnerismo acudiera en masa a los tribunales de Retiro, con gran despliegue de cámaras y cientos de agentes de Gendarmería, en una situación que nadie explica mejor que este dibujo de Lucas Fulanito:


Los Panchos esta semana se reunieron con algunos integrantes de la alianza gobernante, como la UCR y el Frente Renovador, para pedirles el apoyo político para que la movilización del 7 sea amplia y pluralista y "no se tome como una maniobra destituyente". Por lo visto, eso no significó para Los Panchos un gesto de politización. La idea era aislar al kirchnerismo y mostrarse abiertos con los que le aportaron los votos a todas las leyes y decretos predadores de los 15 meses del régimen. No olvidar que la propia CGT apoyó la Ley de ART que inicia de hecho la flexibilización laboral, ley que contó con el voto de la UCR y el cuórum y la abstención del massismo. Pero que Cristina les pida a sus militantes que se junten en esa marcha con el pueblo y que desistan de ir a acompañarla al show mediático de Bonadío (con amenaza de detención pendiente) bastó para que Los Panchos mostraran el alineamiento sin fisuras que pretenden lograr entre la CGT y el régimen.

Más tuits de Schmid:


Curioso: Schmid, secretario general del Sindicaro de Personal Embarcado de Dragado Y Balizamiento coincide en todos los conceptos... consigo mismo.

Lo interesante son las respuestas al tuit, que reproduzco en el orden en que aparecen sin cortar ni una sola:


La elocuencia de los comentarios que Schmid cosecha en su cuenta de twitter me exime de caracterizar su posición. Solo quiero resaltar que puse todos los tuits Schmd mereció y que no hay absolutamente ninguno que reivindique su posición (perdón: hay uno o quizás dos que con muy buena voluntad podrían interpretarse como un tibio apoyo al Pancho Dragado). Esto habla del grado de popularidad de Los Panchos. Su posición política es muy bien expresada por el diario La Nación pero se desintegra al contacto con el aire. Solo agrego un enunciado: los trabajadores para resistir el embate de este régimen hambreador necesitamos todos los apoyos que quieran sumarse. Si Schmid dice otra cosa, es porque no está con los intereses de los trabajadores y quiere conducirlos a una trampa mortal.

Para terminar este post, que es una creación colectiva, me gustan estos párrafos que leí en el blog Nestornautas:

AMPLITUDES, SECTARISMO Y "POLITIZACIONES"


El mismo día se reunía el peronismo bonaerense en la quinta de San Vicente donde descansan los restos de Perón, para conmemorar el triunfo electoral del 24 de febrero de 1946, y para producir éste documento cuya lectura recomendamos; en el que realizan un crudo diagnóstico de la realidad nacional, reivindican los gobiernos de Néstor y Cristina y reclaman por el cese de la persecución judicial a ella, y la libertad de Milagro Sala, entre otras cuestiones.

Mientras eso pasaba Daer (del consejo directivo de la CGT) pidió "no politizar la protesta" del 7 de marzo: Daer, diputado del Frente Renovador que viene de apoyar la ley de ART impulsada por el gobierno de Macri, pide no politizar una protesta contra los efectos de las políticas de ese gobierno; y para la que pidieron apoyo a los principales partidos políticos: el PJ, el socialismo, el propio massismo y hasta la UCR; con cuyas autoridades se reunieron en estos días.

Y al parecer, no les molestó el previsible rechazo de los radicales a apoyar la protesta (al fin y al cabo son oficialistas), tanto como les molesta el apoyo de Cristina; como a Schmid (ver imagen de apertura), que dice que no lo necesitan.

A ver como explican ahora esta actitud de la conducción de la CGT los "autocríticos" que dicen que el kirchnerismo es sectario, se encierra y sí mismo y no busca ni concita nuevos apoyos fuera de los que ya tiene.

Porque al contrario de lo que dice Schmid, todo indica que los trabajadores necesitan apoyos y muchos para defender sus derechos, todos los que puedan conseguir. De hecho, muchos de ellos hubieran necesitado mucho antes más apoyo de los dirigentes de la CGT, que siguen sin ponerle fecha cierta al postergado paro general.

A menos que esos dirigentes estén buscando otra cosa y no defender los derechos de los trabajadores; y que "no politizar" la protesta signifique que no la capitalice electoralmente el kirchnerismo, con lo que cabe preguntarse si la razón de la molestia es que Cristina (que se opuso de plano a las políticas de Macri, desde el primer día del gobierno de "Cambiemos") les estaría escupiendo un asado que preparaban para Massa. (Completo acá)

1 comentario:

beni el rusito dijo...

el muchachito anda detrás de un negociado con el tema del dragado...que los K le negaron..