Cadete






domingo, 23 de agosto de 2009

Di Tella, Bernini, Mekas, Magnetic Fields, el documental en primera persona, la Historia, las historias y las canciones de amor: la radio, tonight


Jonas Mekas

Este domingo a la medianoche en La otra.-radio estaremos conversando con Emilio Bernini y Andrés Di Tella.

Ambos son viejos amigos de La otra. Emilio es crítico de cine, editor de la excelente revista Kilómetro 111. Hace poco tuvo a su cargo prologar la edición del libro Ningún lugar adonde ir (Caja Negra Editora, Buenos Aires, 2008), del cineasta Jonas Mekas. Ningún lugar adonde ir es el diario personal del largo exilio que Mekas inició en 1994, después de huir por razones políticas de su tierra natal, en Lituania. Mekas pasó por campos de trabajo forzado y campos de refugiados de guerra para terminar recalando en New York en 1949. En esa ciudad, Mekas llegaría a ser uno de los principales exponentes del New American Cinema y muy activo participante del movimiento contracultural en el que participaron cineastas como John Cassavetes, artistas plásticos como Andy Warhol, poetas como Allen Ginsberg y músicos como John Lennon, Yoko Ono y The Velvet Undreground. La obra de Mekas es insoslayable para aquel que se interese por el cine independiente y, más específicamente, por toda una línea del cine contemporáneo que se conoce como "diario fílmico" o también "documental en primera persona". Mekas es autor de varios films fundamentales de este género, como Lost, lost, lost, Reminiscences of a journey to Lituania y As I was moving ahead, ocassionally I saw brief glimpses of beauty, uno de los títulos más largos y bonitos que una película haya tenido. Emilio Bernini en su prólogo al libro de Mekas sostiene que en el diario personal que el cineasta escribió entre 1944 y 1955 está prefigurada la poética que iba a continuar en sus películas. Bernini viene reflexionando desde hace tiempo sobre el género del documental en primera persona. En la presentación de este libro que se hizo hace poco en el MOCA dijo:

"Si hay una característica contemporánea del documental actual es precisamente ese pasaje al polo de la primera persona cuando en la historia del documental siempre se trató de la narración o la representación del otro, cultural, social, político, étnico, trabajador. En la historia del documental la representación del yo estaba ante todo prohibida, porque en esa inter-dicción –esto es, que el cineasta no dijera su yo- se aseguraba la condición objetiva del documental y se fundamentaba pues el documental. El documental contemporáneo, en su forma más innovadora, termina con esa interdicción porque hace de su objeto a los cineastas mismos, que hablan de sí y crean sus propias imágenes. Hablar de sí, escribir sobre sí, filmar sobre sí, es una modalidad cada vez más extendida, que no implica solo al documental, sino a la cultura contemporánea misma". (La versión completa de esta disertación va a ser publicada en el número 22 de revista La otra)".

Esta tendencia de la cultura contemporánea abarca, según sostiene Bernini, obras literarias como La vida descalzo en Villa Gesell y otras playas de Alan Pauls, o Un año sin amor de Pablo Pérez; pero también se puede reconocer en obras de teatro como Crudo de José María Muscari y La noche que Larry Kramer me besó de David Drake, o en películas como Tarnation.

Otro al que el tema del documental en primera persona le interesa es Andrés Di Tella, porque él los hace (La televisión y yo, Fotografías, filmes sumamente valiosos e interesantes);
pero también los ve, los piensa y escribe sobre ellos, lo que se puede constatar en su blog Fotografías. Este tema ya le interesaba a Andrés en 1999, cuando era director del BAFICI y a mi pedido escribió un artículo titulado "Primera Persona Documental" para la revista Parte de Guerra, que yo co-dirigía por ese entonces. En esa nota Di Tella también vinculaba este género contemporáneo del documental autobiográfico con una tendencia de la literatura actual, las llamadas memoirs.

"... la tendencia en la literatura norteamericana y británica es que las «memorias» ya no son el patrimonio exclusivo de escritores mayores, de personajes notables o, digamos, de los ricos y famosos. Cualquiera, de cualquier edad, puede escribir sus memorias. En una vuelta de tuerca nueva, muchos escritores jóvenes comienzan su carrera publicando un libro de memoirs. Uno de los libros más originales que leí en los últimos años, por ejemplo, fue el primer libro del inglés Nick Hornby, Fever Pitch, las alucinadas memorias de un hincha de fútbol, la cultura popular, la sociedad inglesa, en fin, lo público y lo privado. (...) En la ensayística, creo que no hay actualmente forma que tenga mayor credibilidad. Si nos atrevemos a decirlo con un poco de grandilocuencia: ante el fin de los Grandes Relatos, el pequeño relato de la experiencia privada es de lo más cerca que podemos llegar a alguna verdad".

Di Tella escribía eso en 1999, cuando venía de hacer Montoneros, una historia (que vamos a pasar el sábado próximo en el ciclo de las 10 películas de amor en el auditorio La Tribu), film que, si bien no es un ensayo autobiográfico, se toma la libertad de enfocar un período de la historia argentina habitualmente referido a la Historia con mayúscula, pero centrándose en una experiencia personal e intransferible, una historia (¿de amor?). Con Di Tella hoy vamos a hablar de la tensión, la colaboración y el conflicto que se establece entre la Historia general y las historias perticulares, tal como él las practica en su cine y las piensa como espectador y lector.

Di Tella y Bernini en La otra.-radio, hablando de Historia y de historias. Y las canciones de amor, esas que nunca pasan de moda, esta noche las va a traer Magentic Fields. A la medianoche en FM La Tribu, 88.7, www.fmlatribu.com.



I should have forgotten you long ago
But you're in every song I know
Whining and pining is wrong and so
On and so forth, of course of course,
But no, you can't have a divorce

I haven't seen you in ages
But it's not as bleak as it seems
We still dance on whirling stages
In my Busby Berkeley dreams
The tears have stained all the pages
Of my True Romance magazines
We still dance in my outrageously beautiful
Busby Berkeley dreams

And now you want to leave me for good
I refuse to believe you could
You forget we're not made of wood
Well darling you may do your worst
Because you'll have to kill me first

Do you think it's dangerous
To have Busby Berkeley dreams?

11 comentarios:

martha dijo...

Recuerdo haber hecho una nota sobre Montoneros , una historia a comienzos de 1999. La ví en el cine Cosmos. La denominé : " Los hijos hacen preguntas", ya que Paulita la hija de Ana María Testa de Silva, esposa del desaparecido Juan Silva, preguntaba nada menos que: "Por qué si Perón los quería tanto los echó después". El documental de Andrés es la respuesta que se presenta como si fuera un film de ficción con una protagonista.Martha

Mariana T dijo...

¿Va a estar Andrés Di tella el sábado próximo en el taller de cine? Qué bueno. Me interesa mucho el tema del "documental en primera persona" porque da para un montón de registros y posturas estéticas y hasta poéticas.
Y de opiniones. Espero poder ir. Saludos.

Oscar Cuervo dijo...

Así es, Mariana, Di Tella viene a conversar el sábado después de la proyección de su película en La Tribu.

liliana dijo...

Va a ser muy interesante escuchar a Di Tella, sin duda.

Y con respecto al documental en primera persona, Sokurov, en "Elegía de un viaje", se involucra desde sus reflexiones (y a veces con su silueta en negro sobre la imagen) en un registro poético de los más bellos.

Oscar Cuervo dijo...

Gran parte de la obra de Sokurov entra dentro de esta categoría: Spiritual voices, Una vida humilde, ...dolce, Una vida afortunada... Y El arca Rusa es una variación de Elegía de un viaje. El más grande de los cineastas vivos. Antes de fin de año vamos a ver en La Tribu algún Sokurov.

el Lord dijo...

Cuervo,

a los títulos de Mekas quizá deba
sumarse "¡Aleluya, las colinas!", road movie co-dirigida con su hermano Adolfas y que, en mi memoria, documenta un viaje desde Nueva York (creo) a no recuerdo qué lugar de Canadá. La fotografía en blanco y negro, las vivencias de los protagonistas y cierta esponteneidad narrativa parecen vincularse con "Jules & Jim".

De ese notable cine independiente
neoyorkino también sería bueno rescatar la obra de Lionel Rogosin, en especial "¡Very nice, very nice!"; imagino que no ha perdido ni un cachito de su corrosividad.

Ed Chinasky dijo...

El tema de los magnetic Fields "Bubsy Berkeley dreams" me mató. Los otros estaban buenos, pero este me desarmó.

Anónimo dijo...

Que triste sos Cuervo. Solamente tu tienes a Di Tella y Bernini en su programa y logra hacerlo aburrido y sin desarrollar una sola idea.

Mercedes dijo...

Yo no escuché el programa de este domingo, pero el anónimo de arriba no puede coordinar dos verbos seguidos en apenas dos renglones. Llama la atención que sea tan hipercrítico para Cuervo y por otro lado no sepa redactar una frase simple.

Andrés dijo...

Aparte el troll miente, trollea. bah... La charla con la gente de cine fue muy buena, pasaron por Avi Mograbi, La hora de los hornos, las películas de Ditella, Tarnation, la de Prividera, las de Patricio Guzmán y un par de documentales inéditos que no pude anotar los nombres. Y lo de las 69 canciones de amor fue mortal.

martha dijo...

Una lástima que intenté escuchar y no pude . Antes lo hacía desde mi casa haciendo un click , facilmente. No sé si habrá cambiado el sistema y cómo hsy que hacer en lo sucesivo.
Martha