Santiago Maldonado

Santiago Maldonado
Con vida te queremos

viernes, 14 de agosto de 2009

Cómo desarticular a las corporaciones mediáticas.

Este domingo en La otra.-radio


por oac

Pablo Llonto es un periodista que trabajó muchos años en la sección deportes de Clarín. Conoce a la corporación por dentro. Como fue elegido delegado por sus compañeros y peleó por los derechos de los trabajadores del diario, cayó en desgracia. Fue apretado, perseguido y finalmente despedido. Inició jucio a la empresa y obtuvo dos dictámenes que le dieron la razón, en primera y segunda instancia. Pero la corte suprema menemista favoreció finalmente a la empresa. Desde hace años Llonto investiga la oscura carrera de la viuda de Noble, que se quedó con la empresa después de la muerte de su fundador, Roberto Noble. La oscuridad de la viuda se concentra especialmente en la época de la dictadura militar de Videla donde, como recompensa por los servicios prestados los milicos le cedieron (a Clarín y a La nación) el control de Papel Prensa, la más poderosa papelera del país, empresa que antes los dictadores le habían confiscado a la familia Graiver. En un esquema similar, por el mismo agradecimiento que Videla le guarda a la viuda, le cedió también dos chicos cuyas partidas de nacimiento están adulteradas. Todo hace suponer que esos huérfanos regalados a la viuda por Videla serían hijos de desaparecidos. Desde hace años se lleva a cabo un proceso judicial que trata de determinar la verdad de esta historia. Pero la viuda ha empeñado todo su poder en impedir que ese juicio llegue a un esclarecimiento defintivo. Ese parece ser el principal motivo por el cual el grupo Clarín y sus mejores empleados (desde Morales Solá hasta Julio Blank, desde Eduardo Van der Koy hasta Ernesto Tenenbaum) han desatado una despiadada campaña full time contra cualquier iniciativa del gobierno.

Pablo Llonto publicó sus investigaciones sobre la tenebrosa viuda en un libro titulado La Noble Ernestina, que encontró muchísimas dificultades antes de ser editado, ya que las grandes editoriales e incluso muchas imprentas temían ponerse a Clarín en contra. Sólo logró editarlo cuando dio con una cooperativa de trabajadores, Astralib, y con una imprenta recuperada por los obreros, Chilavert, que no temieron publicar la primera edición. La segunda edición, recién aparecida, aparece por otra cooperativa, Punto de Encuentro.

En el prólogo a la primera edición dice Llonto:

"Es más importante ocupar este espacio para denunciar cuánto miedo sembró Clarín durante su existencia, capaz de generar en casi todos los entrevistados una respuesta calcada: «no me nombres, ya sabés cómo es Clarín; cuando puede te mata».
(...)
"Esa tal vez haya sido la razón de que jamás se haya publicado un libro sobre la Noble, la mujer más rica y poderosa del país. Le temen las editoriales de libros, le temen los periodistas y le temen los gobiernos".

Es particularmente patético ver el efecto de ese poder en un grupo de movileros y locutores de turno que degradan su palabra y se dejan hablar por la viuda. No puede uno asombrarse, en cambio, al ver a las primeras espadas, los editores que escriben los siniestros titulares que van a quedar en la historia como ejemplos de abyección periodística, esos titulares de los que en este blog hablamos tantas veces.

Hay periodistas dignos que han trabajado en Clarín, como Llonto o como Claudio Díaz, que fue noticia en estos días porque el pulpo mediático usó sus tentáculos para censurar Qué te pasa Clarín?, el pequeño blog en el que Díaz descubría los costados más siniestros de Clarín.

Pero también están los vendidos, como el despreciable Ernesto Tenembaun, un tipo con chapa "progre" al que cada vez le resulta más difícil ocultar su abandono de la profesión de periodista para dedicarse a operar como un gendarme del Grupo. Hace pocas horas Tenembaun protagonizó un vergonzoso episodio que muestra hasta qué punto se degradó. Algo que pretendió ser una entrevista al diputado Rossi se transformó en la oportunidad de que el empleado de la viuda sacara a relucir toda su violencia, insultando al diputado en reiteradas ocasiones, interrumpiendo todo intento de Rossi de responder a sus faltas de respeto y finalmente cortándole el teléfono. El audio de esta vergonzosa operación -que no puede calificarse de entrevista- puede escucharse en este link (Fuente: Derek Dice)

Rossi dijo esta semana que espera que los diputados no le teman a las corporaciones cuando tengan que debatir una nueva ley de medios para remplazar a la actualmente vigente, instalada por la dictadura de Videla. Tenembaun, groseramente, no le deja a hablar a Rossi de ese asunto y totalmente sacado le espeta que no le venga con "ese verso de los monopolios". Notable falta de decoro de un empleado que está hundido en el servilismo, con la pérdida de la poca credibilidad que le resta entre oyentes y lectores inadvertidos.

Lo interesante es ver cómo en este siglo que empieza se entrelazan política, periodismo y corporaciones mediáticas, lo que pone en cuestión el viejo concepto de la libertad de prensa. Acá hay mucha guita en juego y un poder mediático que se jacta obscenamente de voltear gobiernos aunque no encuentre líderes políticos que puedan capitalizar el daño que ejercen. Clarín ataca como una corporación y se defiende como un medio de expresión. Esa sinuosa jugarreta sólo puede ser desarticulada si se logra instalar el debate sobre el poder mediático y si se pueden desmontar las principales falacias de este discurso que sujetos como Tenembaun repiten al pie de la letra.

Por eso este domingo en La otra.-radio (medianoche del domingo al lunes, FM La Tribu, 88.7) conversaremos con el experto en medios Santiago Marino, para sopesar las posibilidades de una auténtica democratización de los medios de expresión hoy en manos de pulpos como Clarín.

10 comentarios:

el ojo con dientes dijo...

qué asco me da Ernesto Tenembaun.

Anónimo dijo...

el estúpido TNbaum expresa en su pequeña escala degradada la violencia de los de arriba cuando le tocan sus privilegios...
una historia muy triste, pero que se sigue repitiendo...

Anónimo dijo...

Ahora que el peligro de la hegemonia K se disipóm habría que amigarnos entre todos los argentinos.
Y Clarín debería colaborar.
Paños frios para salir de la crisis.
Fuerza Argentina!

Marta Crisione

Anónimo dijo...

De esta no se vuelve TNbaum¡
.... Ahora que Clarín está perdiendo hegemonía por lo menos en el futbol, sería bueno reflexionar que clase de sociedad somos que hemos permitido tal avasallamiento de nuestros derechos a ver futbol por tele sin pagar¡ siendo el futbol el deporte que representa en su mayoría a la clase mas pobre.
Susana

Anónimo dijo...

Vean el espiritu de censura de TN baun, en el argentino.com en sus columnas quitó la posibilidad de los comentarios. Si se fijan todos los columnistan dan la oportunidad que te expreses despues de leerlos, pues bien TnBaun lo sacó , un día quise expresarme y me encontré que lo quitó. Al cabo de un tiempo SLOTO hizo lo mismo. Esto es libertad de expresion de los lectores???
Susana

J dijo...

Miren este video:

http://www.youtube.com/watch?v=l_qizdDhQms

Anónimo dijo...

Dejemosle entre todos terminar el mandato a Cristina, pobre. Colaboremos por la democracia!!!!

Anónimo dijo...

q asco ese anonimo pajero , pobre cristina, vos si q sos un flor de pelotudo , forro pollerudo, pobre esas soberbia inmunda prepotente kara de koncha

q assco dan todos uds soretes y soretas mal cagados

bien tenembaum!

Anónimo dijo...

susana, proba dejar mensajitos en pagina12.com

peto lanza dijo...

lo importante es desarticular el gobierno de la negra para hacerlo caer. para eso hay que hacer una maniobra de pinzas a través de las retenciones y por otro lado explotar el descontento social. se necesita la colaboracion de todos