martes, 27 de junio de 2017

Movilización en defensa del cine argentino


Comunicado del Colectivo de Cineastas

El Colectivo de Cineastas se encuentra en estado de alerta y movilización junto al conjunto de asociaciones que conforman la Asamblea de la comunidad audiovisual. Consideramos que todas las medidas implementadas en la actual gestión del INCAA tienen como objetivo disminuir la cantidad de películas a realizarse privilegiando unas pocas grandes producciones y ahogando a todo el resto. Además de coartar la diversidad de miradas en nuestro cine, esto implica una drástica reducción de puestos de trabajo para técnicos y actores.

Ya desde antes del cambio de gobierno, desde algunos medios preparaban el terreno instalando la idea de que en Argentina “se producen demasiadas películas que nadie ve” *. En 2016 se lanzó un nuevo Régimen de Fomento que subió los topes a las grandes producciones e implementó trabas para las producciones independientes (la creación de un sistema de puntajes restrictivo y la obligación de constituir una SRL, entre otras medidas). De esta manera, el Estado favorece a unas pocas películas de gran presupuesto, que ya cuentan con el enorme apoyo de capitales privados, y desplaza al sector medio y pequeño, que realmente necesita el fomento, y que mantiene todos los años una gran presencia y repercusión en los festivales de todo el mundo.

El ajuste se agudizó con la operación mediática que desplazó a Cacetta del INCAA y a Rovito de la ENERC. En los pocos meses que lleva la gestión de Ralph Haiek se está viviendo un recorte de hecho sobre la producción cinematográfica a partir de la paralización administrativa y la subejecución del presupuesto. Paralelamente, la negativa a mostrar el proyecto de la Ley de Convergencia Digital por parte del oficialismo evidencia los peores augurios para los fondos del régimen de fomento. Además, el anuncio de la tercerización de los créditos en entidades financieras y bancarias privadas expone a los productores y realizadores a mayores condiciones y exigencias, que pocos podrán cumplir, en un nuevo eslabón de esta escalada contra el cine argentino.

El despido a cuatro trabajadores del INCAA marca un peligroso antecedente para cientos de trabajadores con los contratos prontos a vencer y demuestra que buscan un INCAA para pocos, ya que menos películas necesitan menos trabajadores. Es por eso que sostenemos que la pelea de los trabajadores es también parte de la lucha por la defensa del cine nacional.

Como parte del shock de medidas, desde la nueva gestión cerraron la sala CineAR (ex Espacio INCAA) Artecinema de Constitución. Desde nuestro Colectivo manifestamos que la crisis de exhibición se enfrenta abriendo nuevas salas, con precios populares, y que garanticen pantallas para el cine nacional. Es necesario establecer una mayor cuota de pantalla en las salas comerciales, asegurar su cumplimiento y poner tope a la cantidad de copias con las que salen los tanques hollywoodenses.

La comunidad cinematográfica respondió a esta política de ajuste con dos importantes movilizaciones a la puerta del INCAA y otra más grande aún en el cine Gaumont durante la apertura del último BAFICI. Esta reacción fue masiva e inédita, con la representación de todo el sector. Este 29 de Junio es una oportunidad para darle continuidad a la unidad de los diferentes sectores de la comunidad audiovisual manifestando nuestra oposición al recorte en el cine nacional en una movilización que sea el puntapié de un plan de acción más amplio.

- No al ajuste al cine nacional.
- No a la paralización de la producción por trabas administrativas.
- No a la tercerización de los créditos.
- Cese de la intervención por parte del Ministerio de Cultura.
- Reincorporación de los 4 trabajadores despedidos del INCAA.
- No al cierre del espacio CineAr Constitución. Por la apertura de nuevos espacios INCAA.
-Por una vía de ficción para películas independientes de acceso irrestricto con jurados elegidos por las asociaciones de cine.
#MuestrenLaLey

Jueves 29 de junio a las 15:00 hs. frente al INCAA (Lima 319)

----------

* Nota de La otra: En su oportunidad ya señalamos en este blog que el periodista y funcionario macrista Javier Porta Fouz había publicado sendas notas en La Nación (diciembre de 2012) donde afirmaba que "se hace cine argentino que no interesa, hay decenas de producciones demasiado precarias, se repiten y repiten temáticas (peronismo, derechos humanos y militancia, por ejemplo)"; y en el blog de Luis Majul (agosto de 2014), donde criticaba que el INCAA producía "decenas y decenas de documentales (y algunas ficciones) sobre los temas favoritos del gobierno: dos o tres nudos histórico-políticos (el peronismo y sus diversas décadas y encarnaciones; la última dictadura)". También en la web de La Nación de agosto de 2014 se publicó una nota sin firma con un video que anunciaba una investigación titulada "Subsidios al cine: ¿cuánto cuestan las películas que no miramos?". El video duró pocas horas en la web y en ese link solo quedó un rectángulo vacío.

En La otra también publicamos en agosto de 2014 una nota de Fernando Martín Peña criticando la posición de Porta Fouz contra los subsidios al cine nacional, en la que Peña decía:

"Hace un rato largo que no puedo asociar al Porta Fouz que escribe estas cosas con el que trabajó conmigo en el BAFICI entre noviembre 2004 y diciembre 2007. El año pasado escribió otro balance de este tipo, en el que por un lado sumaba todos los estrenos nacionales, por otro sumaba las cifras de espectadores (pero tomando sólo las entradas vendidas en los multicines, que en ese momento eran las únicas que daba la empresa Ultracine), y luego dividía ambas para poder sacar las conclusiones apocalípticas que le gustan a Lanata. Si leen los comentarios que siguen a la nota de Prividera (acá), verán también la fauna de siempre: el idiota que dice que todo lo que pasa el Gaumont son películas afines al gobierno, el bobo que -un poco como Porta Fouz- habla de un "mercado" según el cual tendrían que ajustarse la cantidad de estrenos y hasta el precio de la entrada. Es fatigoso discutir SIEMPRE las mismas cosas: a) el mercado (entendido bajo la ortodoxia capitalista) NO PUEDE SER la variable sobre la que se determinan las políticas de apoyo al cine argentino, y de hecho no lo es desde que al cine argentino lo subsidia el Estado, o sea [desde] 1947; b) el  "mercado" hoy ya no son solamente las entradas vendidas sino TODAS las otras formas de difusión (TV abierta, cable, DVD, internet y ya habrá más); c) cualquier película argentina que se pasa en cualquier parte del mundo (y el cine argentino sigue siendo una presencia firme en una mayor parte de los festivales internacionales) cumple el rol cultural que justifica la presencia del Estado; d) el apoyo al cine argentino es EN PRIMERA INSTANCIA una decisión de política cultural, no mercantil: se sabe que sin ese apoyo el cine argentino deja de existir y, sencillamente, no se quiere que eso pase. Esa es una decisión política y no la toman del mismo modo los gobiernos de cualquier signo: el gobierno nacional proporciona más dinero a la cultura; el de la ciudad de BsAs proporciona menos. Es objetivo; e) todos los sistemas de apoyo estatales, en cualquier parte, tienen que lidiar con los problemas del paternalismo y son perfectibles, pero solamente alguien que no vea lo que se produce puede creer que la mayor parte de la producción subsidiada es propaganda del gobierno; f) al cine extranjero no se le puede competir en su propio terreno sino creando uno propio, con precios más accesibles. Eso son, en términos generales, los espacios INCAA. Todo es mejorable. Pero sólo se puede mejorar si primero existe."

Con la llegada del macrismo al gobierno nacional lo que podía parecer un debate teórico se transformó en una política efectiva para destruir al cine argentino.

lunes, 26 de junio de 2017

El cristinismo, los gordos Evítalos y la desventura randazzista

Andate por tu propio camino / La otra.-radio para escuchar clickeando acá





Hubo una sorpresa esta semana de frenéticos vaivenes en el armado de las listas de candidatos a las PASO: Cristina le ofreció el segundo lugar en la boleta de senadores nacionales por la provincia de Buenos Aires a Jorge Taiana. Era el as en la manga que ella guardaba y terminó por desmoronar la desventura randazzista. Taiana fue canciller de Cristina y se dice que en su momento terminaron peleados. El formó (o ¿forma?) parte de la dirección política del Movimiento Evita, pero desde un lugar netamente diferenciado del que ocupan los gordos Evítalos, Pérsico y Navarro. Más de una vez se le reprochó a Cristina que le mezquinara a Taiana el lugar que por su capacidad, su trayectoria y su rectitud merecía. Siempre se usó el ejemplo Taiana como muestra de la rigidez con que Cristina manejó su construcción política. La propuesta a Taiana para que integre nada menos que su propia boleta se produjo entre la noche del jueves y las primeras horas del viernes. Se dice que Taiana se sintió honrado por la invitación pero propuso ceder su lugar a Randazzo en aras de la unidad del movimiento popular. Cristina lo autorizó para que mediara y se arregló en pocas horas una reunión entre ella y Randazzo que sucedió promediando el viernes. El resultado, más allá de quien lo cuente, es que no hubo acuerdo. Randazzo no aceptó sumarse a la lista de unidad. Todos los trascendidos coinciden en que el malogrado alegó: "No creí que ibas a ser candidata". Según algunos trascendidos (acá viene la parte más cómica de la nota) Randazzo propuso que él aceptaba encabezar la lista de unidad si Cristina retiraba su candidatura. (Risas grabadas). Esa misma tesis sostuvieron con aparente seguridad los gordos Evítalos. Toda su táctica en el armado de la desventura randazzista se basó en el supuesto de que al final Cristina no iba a jugar.





[Imágenes: blog de José Rubén Sentis]

Ahora bien: ¿cuál es la sorpresa? ¿Que Cristina iba a ser candidata a senadora? En este blog, que no cuenta con ninguna fuente remotamente cercana al círculo de Cristina, aseguré el martes después del acto en Arsenal que Cristina era la candidata. Y lo hice con el rubor de quien se "juega" diciendo algo bastante obvio. ¿En qué cabeza cabría que Cristina, después de semejante acto, no había lanzado su campaña? Sin embargo, si uno analiza la prensa mainstream de esos últimos días, se manejaron dudas sobre su postulación hasta último momento. Las dudas, para mí, no tenían el mínimo sostén. Por lo cual me inclino a pensar que esas dudas eran, o bien una muy desatinada expresión de deseos, o bien parte de la operación para insuflar a la desventura randazzista unos días más de sobrevida asistida. 

A veces, desde el punto de vista novelesco, uno tiene curiosidad por meterse en la cabeza de tipos como Randazzo o el Chino Navarro: ¿de veras no tenían un plan B ante la posibilidad de que Cristina jugara? ¿Son tan berretas como para obnubilarse ante una probabilidad de que pase lo contrario de lo que ellos suponían o deseaban? Si les otorgamos buena fe, ellos especularon con que Cristina les armaba la unidad de los intendentes bonaerenses y, en el momento en el que estaban todos calentitos, ella se retiraba a cuarteles de invierno y le cedía esta construcción a Alberto Fernández y los gordos Evítalos. EsTo, con buena fe: es de muy pero muy estúpidos. Si uno advierte que estos nenes hace décadas manejan roscas, estructuras territoriales y presupuestos asistencialistas cuantiosos, que no pueden ser tan estúpidos, entonces debe inclinarse a pensar que son el tentáculo del enemigo que intenta meterse entre nosotros. Básicamente: heredar los votos de Cristina y seguir negociando ventajas relativas con el régimen gobernante. Es, después de todo, lo que los gordos Evítalos y Alberto Fernández vienen haciendo de quién sabe cuándo. ¿O cuándo cambiaron?


De todos modos, el cálculo parece demasiado obtuso: ¿cómo podrían creer que el núcleo duro del voto cristinista, el más fidelizado del país según cualquier consultora, seria o graciosa, iba a integrar un armado que se pensó para apartar a Cristina de la escena política? El gesto de "grandeza" que Alberto F y los gordos Evítalos esperaban era ese: que Cristina nos diga a los que solo nos sentimos liderados políticamente por ella que los votáramos a ellos. ¿En qué cabeza cabe que los cristinistas pudiéramos votar a este engendro? Por eso me inclino por ser mal pensado: no les importa ganar nada, ni las PASO, ni mucho menos las elecciones generales de octubre. Alberto F. y los gordos Evítalos son directos operadores del régimen gobernante.

Los medios del mainstream hoy intentan instalar la tesis: "el oficialismo va unido y el peronismo va dividido en 3". Esa instalación es la puerta de salida del fracaso de la desventura randazzista: necesitan fotografiar a un muerto maquillado para que parezca aún vivo. Y postulan una idea de "peronismo" que todavía surte efecto en parte del movimiento popular: que hay una unidad posible entre los que votaron el pago a los buitres y el pliego de los jueces del 2x1 y la base social cristinista. Un compañero bienintencionado me decía hace unos días: "Néstor decía: 'nos dicen kirchneristas para bajarnos el precio, pero somos peronistas'". Esta frase la dijo Néstor, efectivamente. Pero todo texto tiene su contexto. Podríamos decir, según la retórica nestorista, que esa era su verdad relativa. Yo estoy convencido que la existencia de tipos como Pichetto, Abal Medina, Julián Domínguez o Urtubey desbaratan cualquier intento de agrupar gente bajo el tag "peronismo". De modo que el peronismo no va dividido en 3 en estas elecciones. Los proyectos de los Evítalos, Alberto F., Daer, Massa o Barrionuevo (voy variando los nombres un poco en cada enumeración) son antagónicos con los votos cristinistas. El asunto a dilucidar es en qué lado se encuentra el peronismo. Creo que es una cuestión más para académicos que para la praxis política cotidiana. 

El actual antoagonismo es: elegí entre el régimen gobernante (que incluye a los Evítalos y los Pecetos) o a Cristina, pero no a ambos. Con Cristina hay un movimiento popular que tiene al país en vilo durante días, pendiente de si ella se presenta o no, de cómo sale, de para qué lado se mueve, de qué calla o a quién llama. 



Domingo a la noche: Cambiemos aún no autoriza a sus candidatos a participar en ningún programa político, pero en el comienzo de temporada de Susana Giménez en Telefé la ex del Corcho Rodríguez está junto a Gasalla y Lanata haciendo campaña oficialista. Destacan las calidades humanas, éticas y estéticas de María Eugenia, Lilita, Margarita y la Hormiguita, "todas muy votables" al decir de Jorge con el asentimiento preclaro de Susana. La escena se interrumpe cuando entra Fátima Flores caracterizada como Cristina con cara de odio. Listo, no más. Cambiemos de canal. El régimen está haciendo campaña para el electorado que -suponen correctamente- va a decidir la elección. Es el público de Susana, que no forma parte del cristinismo ni del anticristinismo el que está disponible. La imitación de Cristina es artísticamente mala (hace pocos días Martín Bossi hizo una en el programa de Tinelli, también muy mala). Las clases dominantes argentinas están unidas sin fisuras, con todos los fierros mediáticos apuntando a la línea de flotación de la preconciencia televidente. Un bloque político sin fisuras con varios partidos sin diferencias sustanciales.

Sin embargo, con todo esto así, Cristina es la que concita la atención: los canales de noticias tienen que trasmitir su acto en cadena para no ahuyentar televidentes. Quiere decir que la construcción política de Cristina no solo está prescindiendo del sello PJ y de la Kaja del ANSÉS, sino también que crece cuando los medios dominantes y la corporación judicial la atacan. No pueden dejar de hablar de ella. 

Hay un programa que tiene María O'Donnell en la Televisión Pública (¿todavía se llama así?) que se trasmite los domingos a la noche desde el CCK (¿todavía se llama así?). El programa se llama Ronda de editores y asisten cada semana reputados periodistas de diversos medios, en una proporción de cuatro anticristinistas y uno que capaz no. El programa dura una hora y durante los primeros 40 minutos se las pasan hablando de Cristina, atribuyendo a su rigidez autoritaria que el "peronsimo vaya dividido en tres". (Si no tiene la Kaja, sus fondos están embargados, si no puede amenazar a nadie con cortarle el suministro de nada, ¿en qué se supone que se basa su ascendencia sobre los intendentes del conurbano? ¿con qué látigo les puede pegar ella? Nadie en esa mesa de editores se lo pregunta).

La sorpresa de la semana se divide en dos: 1) Cristina le ofrece la candidatura a Taiana y con eso desmorona el castillo de naipes randazzista; y 2) los gordos Evítalos y Alberto F. aducen que no tenían plan B si Cristina, contra sus anhelos, se presentaba.

Las elecciones pueden resultar de cualquier manera. No hago predicciones sino una descripción de lo que percibo hoy. El resultado de agosto y octubre es altamente imprevisible. Lo que se hizo patente es que la construcción política de Alberto F., los gordos Evítalos y Randazzo los muestra como a una barra de chapuceros que no pueden aspirar a conducir ni un triciclo, ni un poco más a la derecha, ni un poco más a la izquierda, ni más cerca del Papa ni al lado de Judas: son de cuarta.

Miradas en perspectiva, las jugadas de Cristina para estar, como está, en el centro de la escena política se pueden reducir a unos pocos movimientos simples: cuando en abril de 2016 Bonadío la citó a indagatoria en Comodoro Py ella aprovechó la oportunidad para lanzar el "Frente Ciudadano", hoy "Unidad Ciudadana", construcción bonaerense que está en condiciones de derrotar a todo el anticristinismo todo junto. Lo que propuso en abril del año pasado es lo que presentó esta semana.

El anticristinismo: el macrismo, Comodoro Py, Clarín, La Nación, la AEA, la SRA, América TV, Perfil, el massismo, el randazzismo, los gordos Evítalos y en Triunvigato (¿se acuerdan de la CGT?). ¿Les va a ganar a todos ellos juntos Cristina? Ni Dios lo sabe. Pero la posibilidad existe y el régimen, con todos sus tanques apuntando hacia ella, la tienen como el elemento inasimilable, el obstáculo para que el neoliberalismo se afiance, con mil distintos tonos de amarillo. "Cualquiera menos Cristina" resume uno de los empresarios con más poder del país. “El Gobierno advierte que una mala elección podría complicar la economía” dice la tapa de Clarín del jueves: es entre un presagio y una amenaza a sus lectores. Una mala elección quiere decir: si Cristina gana en la provincia.

Massa dice que va por ella, Stolbizer quiere que vaya presa, Carrió tiene cansancio moral porque Cristina sigue libre, Lanata le dice a macri: "che, boludo, ¿por qué no va presa Cristina?". Alberto F. vuelve al ¿peronsimo? para hacernos discutir entre junio y agosto los errores de conducción de Cristina, pensando que ella le va a dar esa oportunidad. Randazzo construye una candidatura porque "pensé que vos no te presentabas".

Para terminar: a mis amigos ¿peronistas? (estoy rodeado de ¿peronistas?). El peronismo, lo que sea que queda de él, no está dividido. No hay un peronismo de Julio Bárbaro, el Momo Venegas, la empresa Covelia, la intendencia de San Martín, el blog de Gerardo Fernández, la panza de los gordos Evítalos y la revista digital No todo es política. Ese amplio arco del anticristinismo no es nada fuera del "anti". Rejuntados se postulan para ser el ala socialcrísticojusticialista del régimen gobernante. Si algo queda del gen emancipador y agonista de aquel peronismo que transformó a la Argentina en una sociedad contenciosa, eso está en el cristinismo. Cristinismo, porque es el movimiento político realmente existente: el pueblo que se siente representado por Cristina y por quienes quieran acompañarla, los militantes, simpatizantes y votantes muy fieles que el randazzismo codiciaba como si fuera transferible. El cristinismo no es el partido del poder. Lo cual implica que aprendió de la resistencia peronista y de los movimientos de derechos humanos que la vida política puede incorporar la experiencia íntima de la derrota sin perder su sentido. Alguien quiso hacernos creer que ser peronistas es ganar como sea. Dele otro lado quedan los que le tienen terror a perder. Tendremos suerte si aprendemos que no hay ningún rincón, que no hay ningún atracadero que pueda disolver en su escondite lo que fuimos. El tiempo está después.

De algo de todo esto hablamos en La otra.-radio anoche, donde también escuchamos el disco Rumours de Fletwwod Mac, de cuya edición se acaban de cumplir 40 años.

Para escuchar la primera parte del programa, clickeen acá

Andate por tu propio camino

Amarte no es algo bueno
¿Cómo puedo cambiar las cosas que sentí?
Si pudiese, capaz te daría mi mundo
¿Cómo voy a hacerlo
si no querés nada de mí?

Podés irte por tu propio camino
andate por tu propio camino
llamalo, si querés, otro día solitario
podés irte por tu propio camino
andate.


domingo, 25 de junio de 2017

Fuego Pueblo Viento

Hoy 0:00 hs. Radio Gráfica FM 89,3, online acá o acá



Es la hora en que el faro se enciende.
Gira / no llega a iluminar la tribu que descansa en la barriada.
De a ratos es tomado como referencia
y todos caminamos en círculo.
Allí donde alumbra: soledad.

Hay murmullo
y nadie distingue una voz.

MAXIMILIANO DIOMEDI

Un Arsenal de paradojas en la cocina de los argentinos



por Lidia Ferrari

El gesto político más fuerte y emotivo de Cristina en el estadio de Arsenal, a mi modo de ver, fue cuando hizo subir a Pablo y Graciela, bolivianos, productores agrícolas. Graciela dice y casi no se escucha: “somos los que laburamos la tierra”. Cristina los presenta [1] nombrando lo que producen: frutillas, morrones, lechuga, etc. Es corriente pensar que los que trabajan la tierra son los que se ensucian las manos, sin considerar que es de allí que viene lo que nos alimenta.

Gesto político en contra de las corrientes de opinión hegemónicas. Los “bolitas” son los que, en su mayoría, cultivan las huertas en Argentina. País que fue la tierra prometida de tantos campesinos europeos porque su generosa extensión les ofrecía cumplir el sueño milenario de poseer un pedazo de tierra. ¿Cómo y cuando se llegó a la idea de que cultivar la tierra es tarea de pobres, de los que no tienen nada, de los marginados? ¿Cómo y cuándo se llegó a esa idea tan contraria a algo fundamental para la subsistencia de la vida? ¿Cómo y cuando se llegó a la idea de que la tierra –en una gran extensión- sólo sirve para producir dinero?

Porque efectivamente de la tierra vienen los alimentos que consumimos, ellos son los que nos nutren o nos enferman. La nutrición es esencial se dice, pero esa idea está disociada del saber de dónde proviene lo que comemos. Ese acto tan esencial para la vida lo realizan inmigrantes bolivianos que son denigrados y rechazados por una importante parte de la sociedad que consume sus productos. Hay allí un gesto paradojal. Los que están tan atentos al buen vivir desprecian a quienes le llevan la comida a la mesa.

Hay varios asuntos para pensar. Por un lado, el desprecio por el cultivo de la tierra. Vivo en Italia. Pocas cosas se modificaron en mí respecto de rasgos atávicos de mi ser argentina. Una es mi relación con la comida y mi apreciación de la importancia del cultivo de los alimentos. En Italia la mayor parte de la gente tiene su propia huerta y trata de consumir productos de los cuales conoce su procedencia. Los verduleros tienen una función social estimada y, por supuesto, ellos tienen un medio de vida al que honran y del que viven. La cocina italiana es apreciada en todo el mundo. En verdad no existe una cocina italiana, porque su riqueza proviene de su variedad y de su localismo. Cada región ha sabido en su historia hacer surgir lo mejor de su cocina con los productos locales que difieren tanto de región en región. La originalidad y el sabor de cada cocina está en directa relación a los productos autóctonos de la tierra.

¿Cómo y cuándo perdimos eso que vino con los italianos que somos, pues venimos de un lugar donde el cultivo de la tierra era parte de la vida cotidiana de nuestros abuelos? Mis padres tenían una huerta y la cultivaban amorosamente y de lo que allí se producía comíamos. No por necesidad. El argumento de no valorar el cultivo de una huerta porque es más facíl comprarla en el mercado es muy débil y estúpido. Pero si no queremos o no podemos cultivar nuestra propia huerta, ¿por qué no valorar a quienes lo hacen por nosotros?

El gesto de Cristina, además de valorar ese trabajo esencial, le habla a los xenófobos, a los que creen que los inmigrantes les quitan el trabajo, o les fastidia su presencia. Sin esos inmigrantes ¿quién cultivaría la tierra, si los argentinos la desprecian como tarea?

Con cierta voluntad argentina de querer parecerse a los europeos y denigrar lo que viene de América, se han producido modificaciones en el consumo de ciertos frutos de la tierra. Después de su paso por Italia -en una época donde pocos podían permitirse el viaje a Europa- algunos introdujeron productos que no existían en las verdulerías argentinas. No estaría mal que, con esta vocación de copiar costumbres europeas, se intentara copiar la manera que tienen de tratar el cultivo de la tierra.

Mientras se producía la presentación de Pablo y Graciela en Arsenal, en Cochabamba, Bolivia, tenía lugar la “Cumbre de los Pueblos sin Muros por la Ciudadanía Universal” [2]. Un evento internacional en las antípodas de los pensamientos hegemónicos globales, un evento con una propuesta de futuro que sólo será real si se intenta construirlo. Como dice Evo, “no es posible que haya muros para los migrantes, para los latinos y refugiados mientras no haya muros para las intervenciones militares, para que no nos saqueen los recursos naturales. Por eso, de manera conjunta, el Estado y pueblo debemos hacer un profundo debate mundial sobre la migración en estos tiempos”. La propuesta de la cumbre no fue sólo contra los muros sino por la prodigiosa utopía de una "ciudadanía universal plurinacional".

El gesto político de Cristina es resistencia cultural a un discurso que quiere imponer muros y exclusiones para los inmigrantes, los humildes, y que nos quiere separar de los que cultivan la tierra para llevar la comida a nuestras mesas.


NOTAS

[1] Cristina dice: “La lechuga que ustedes comen, la verdura de hojas que ustedes comen, los tomates y los morrones, escuchen bien los xenófobos por favor. Pablo vino hace 10 años de Bolivia, tiene toda su familia acá, 8 hermanos, madre y padre, trabajan todo el día, toda la semana, sólo los sábados a la tarde no… pero además Pablo está en primer año de Agronomía de la Universidad Nacional de La Plata. Señores, señoras, a los que fruncen la nariz con los compatriotas de la Patria Grande…”.

[2] Ver acá.

viernes, 23 de junio de 2017

Te lo prometo (Radiohead 1997 2017)


No me escapo más
te lo prometo
aunque me aburra
te lo prometo
aún cuando me dejes afuera
te lo prometo
voy a rezar mis plegarias cada noche
te lo prometo
no quiero ser tan estricto
te lo prometo
las broncas y las charlas anodinas
te lo prometo
aunque el barco esté averiado
te lo prometo
atame a la goma podrida
te lo prometo
no me escapo más
te lo prometo.

Radiohead, 1997 / 2017